OMEGA Y BOND

OMEGA se mantiene firme en la muñeca de 007 desde hace cerca de dos décadas, cumpliendo fiablemente con su papel de apoyo clave y representando el guardatiempo del espía perfecto, tanto a las duras como a las maduras, desde GoldenEye, en 1995. El agente secreto favorito del mundo es conocido no solo por su carácter aventurero, sino también por su papel de icono del estilo más actual: una combinación que convierte a los OMEGA y a 007 en compañeros perfectos. Igual que el espía a quien sirven, son tanto robustos y fiables como de última moda. Aquí proporcionamos a los fans de James Bond detalles precisos del compañero OMEGA de 007 en cada película de la franquicia, desde nuestro debut en 1995.

GOLDENEYE (1995)

Pierce Brosnan asumió el rol de James Bond, en una historia de tecnología armamentística satelital robada, desintegración de la Unión Soviética y agentes corruptos. GoldenEye es un artefacto devastador que puede disparar un impulso electrónico desde órbita y arrasar una ciudad, y su objetivo es Londres. El tiempo no está a favor de Bond, pero su reloj OMEGA, sí; se trata de un Seamaster Quartz Professional 300M con esfera azul. Cuando 007 queda atrapado en el tren blindado del malo, con los segundos contados antes de que explote, Bond utiliza el láser incorporado en el bisel de su reloj, para cortar la placa de acero, lo que permite al espía británico y a Natalya (Izabella Scorupco), la programadora informática rusa, saltar justo a tiempo. Su OMEGA aparece también en la brillante secuencia “Arkángel”, anterior a los títulos de crédito, otra vez relacionado con un auténtico big bang –aunque este modelo tiene pulsera de cuero oscura, en lugar de brazalete de acero noble- y, después, una vez más, utilizado como disparador (el pulsador de activación sustituye aquí a la válvula de escape de helio, un dispositivo empleado por los submarinistas profesionales que, por trabajar en campanas de inmersión y otros sumergibles, han de respirar en atmósferas artificiales). Incluso el traidor Alec Trevelyan (Sean Bean) lleva un Seamaster, porque estos relojes OMEGA son equipo estándar para los agentes 00 del MI6.

EL MAÑANA NUNCA MUERE (1997)

Bond combate las maquinaciones de un malvado magnate de los medios, Elliot Carver (Jonathan Pryce), que, para ayudar a crecer su imperio, planea desencadenar un conflicto entre China y el UK. De nuevo, 007 es ayudado eficazmente por su OMEGA, que ha sido modificado, no por Q esta vez, sino por la equivalente pericia tecnológica de la amistosa espía china Wai Lin (Michelle Yeoh). Incorpora un disparador desmontable de control remoto, muy útil cuando, más tarde, Bond prepara una bomba trampa, con una granada y un tarro de cristal. El reloj interpreta un papel más convencional, cuando 007 es citado telefónicamente por la señorita Moneypenny (Samantha Bond). El agente alega que está “dando un repaso a una danesita” –que da la casualidad de que es rubia- en Oxford, pero la secretaria de M insiste en que se presente en Londres. Él consulta su OMEGA y pide una hora más. “Tienes treinta minutos”, dice Moneypenny, que quiere fastidiarle la diversión. Esta vez, Bond ha ascendido a la versión de cronómetro automático del OMEGA Seamaster 300M, con brazalete en acero noble, que el personaje interpretado por Brosnan seguirá luciendo en adelante. Por cierto, un Seamaster con rayos X representa también un papel estelar en la escena anterior a los títulos de crédito.

EL MUNDO NUNCA ES SUFICIENTE (1999)

En su tercera aparición como James Bond, Pierce Brosnan ha de proteger a la bella Elektra (Sophie Marceau) de Renard (Robert Carlisle), un exagente de la KGB convertido en terrorista y que es insensible al dolor. Renard planea aumentar el precio del petróleo haciendo explosionar un artefacto nuclear en aguas de Estambul, para destruir un nuevo y vital oleoducto. El título procede del lema familiar de sir Thomas Bond –“Orbis non sufficit”–, fundador de la Bond Street londinense en la década de 1680, quien también perteneció al Servicio Secreto de Su Majestad. Bond puede verse luciendo su OMEGA Seamaster 300M, en la escena de persecución en motora por el Támesis, tras “Cigar Girl” (Maria Grazia Cucinotta), una asesina enfundada en un catsuit. Este Seamaster tiene iluminación incorporada –todos los modelos llevan índices y agujas luminosos, para una lectura más fácil con luz escasa, pero la de éste es distinta. Se demuestra cuando Bond y Elektra son sorprendidos por un alud, salvan la vida gracias a una chaqueta de esquí inflable y las luces de la esfera del guardatiempo OMEGA dan un grato alivio en la oscuridad. Cuando Bond queda atrapado en el fondo del foso de un búnker nuclear, en Kazajistán, revela el gran recurso del OMEGA: un garfio en miniatura, que se dispara al presionar la válvula de escape de helio, unido a un microfilamento de 15,24 m, capaz de soportar 362,87 kg de peso.

MUERE OTRO DÍA (2002)

Q: “Reloj nuevo, será tu reloj número veinte, creo”. Bond: “¡Cómo vuela el tiempo!”. Q (John Cleese) se refiere discretamente a que Muere otro Día es realmente el vigésimo filme de James Bond. En esta película, 007 se enfrenta al arrogante industrial Gustav Graves (Toby Stephens), que está creando Icarus, un arma espacial recubierta de diamantes, que puede concentrar la luz del sol. Graves lo está desarrollando con Corea Del Norte, que intenta utilizarlo para atacar el Sur y reunir la nación. Bond utiliza el familiar modelo de OMEGA, el Seamaster 300M, con ciertas nuevas modificaciones, incluido un conector multipolar que actúa de disparador, reemplazando la válvula de escape de helio (útil cuando se tiene una partida de explosivo C4 que ha de hacerse estallar), y se controla con el giro del bisel. El láser que Bond utiliza para abrirse camino, cortando el hielo, en el cuartel general de Graves, está también nuevamente posicionado, sale de la corona del reloj y se activa al presionar sobre la esfera. La película motivó además que, por primera vez, OMEGA lanzara un reloj de edición limitada, un Seamaster, para celebrar tanto el filme como el 40 aniversario de la franquicia.

CASINO ROYALE (2006)

“Me gusta”, dice Vesper Lynd (Eva Green) del reloj de Bond, cuando recorren en tren la campiña de Montenegro. Sin duda lo es, se trata de un OMEGA Seamaster 300M azul, pero con Escape Co-Axial, una importante actualización de los modelos anteriores, pero sin ningún artilugio incorporado. Daniel Craig es el nuevo James Bond y este 007 tiene por misión hundir al perverso Le Chiffre (Mads Mikkelsen) sobre la mesa de juego, en el casino de Montenegro, con el fin de ponerle en una situación financiera complicada con la organización terrorista para que trabaja. El guardatiempo sin artilugios corresponde a una nueva y más real versión del agente, en que los puños reemplazan a los láseres. Pero, para compensar, hay también un OMEGA extra: un Seamaster Planet Ocean 600M Co-Axial Chronometer, con pulsera de caucho, una impresionante esfera negra y caja de 45,5 mm de diámetro, que aparece en la primera cuarta parte de la película, antes de ser sustituido por el otro Seamaster, que se mantiene hasta la escena final, cuando Craig, de pie ante su caída presa, pronuncia la frase: “Bond, James Bond”.

QUANTUM OF SOLACE (2008)

Quantum of Solace es, contra lo acostumbrado, continuación directa de la película anterior, con un Bond angustiado, que todavía busca venganza y respuestas acerca de Vesper Lynd. Esto lo lleva hasta el diminuto pero mortífero Dominic Greene (Mathieu Amalric), quien está aprovechándose de la escasez de agua en zonas de Sudamérica. Bond recibe ayuda de la también desconsolada Camille (Olga Kurylenko), quien tiene a su vez pendiente un ajuste de cuentas personal con Greene. Una vez más, los artificios se evitan en el reloj, pero ahora se trata de una versión clásica muy en la onda, con esfera y bisel negros, del cronómetro Seamaster Planet Ocean 600M Co-Axial, ligeramente más delgada y con caja de 42 mm de diámetro. Puede verse claramente en uno de los momentos cumbre del filme, la persecución en coche del principio, por la orilla y las colinas que bordean el lago de Garda, donde Bond, en su Aston Martin DBS, tiene que dejar atrás un par de Alfas. El DBS queda hecho un desastre, los Alfas, todavía peor, Bond y el reloj soportan unas cuantas sacudidas, pero ambos siguen funcionando perfectamente: y el Seamaster se mantiene en la muñeca de 007 el resto de la película.

SKYFALL (2012)

En SKYFALL, el pasado por fin se pone al día, tanto para Bond como para M. Se trata de una película llena de reflexiones sobre la mortalidad, los amigos, los compañeros y los padres, que hábilmente enriquece el mito de 007, sin perder de vista lo esencial en un filme de Bond: especialmente las secuencias de acción. Esta vez, todo vuelve a cambiar en la esfera del reloj, pero, como era de esperar, se trata de una evolución más que de una revolución. En su aparición número 23, Bond luce el OMEGA Planet Ocean 600M, calibre OMEGA 8500 Co-Axial, de 42 mm de diámetro, con caja y brazalete en acero noble macizo, pero, una vez más, con esfera y bisel negros. Incorpora el más reciente movimiento automático de cronómetro, el 8500, con 60 horas de reserva de marcha, aunque cueste creer que el hipercinético Bond pueda nunca estarse quieto durante tanto tiempo. Como su nombre indica, este reloj puede operar a profundidades de 600 m (2000 pies). El récord mundial actual de inmersión con escafandra autónoma está en 330 m, 1083 pies, así es que este reloj superará la mayor parte de las situaciones en que Bond pueda encontrarse. El segundo OMEGA que aparece en SKYFALL es el Seamaster Aqua Terra (150 m, 500 pies; aún una inmersión de especialista, mucho más profunda de la que alcanza un buceador aficionado). Aunque se trate de un reloj más de vestir que el Planet Ocean, con su esfera “Teak Concept” (líneas verticales, que recuerdan la cubierta en madera de teca de los yates de lujo), esta versión con esfera azul comparte el mismo movimiento con su más musculoso hermano. Esto significa que ambos son increíblemente resistentes a los golpes y capaces de soportar todo lo que Bond y, más probablemente, sus enemigos puedan lanzarles.


cerrar

Idioma

twitter,facebook,googleplus,linkedin es
cerrar