EL MISTERIO DE LA LUNA

Un extracto de OMEGA Lifetime: Edición Magnética


Por Clay Dillow 


La génesis de nuestra luna ha fascinado siempre a la ciencia. ¿Es la hija celeste de una colisión catastrófica con otro cuerpo planetario, o es un objeto primigenio nacido en los albores de nuestro sistema solar? Una roca lunar magnética podría tener la respuesta.

La Luna ha ejercido siempre una atracción especial sobre los humanos, un magnetismo que es tanto religioso como científico, tanto poético como práctico.

Anclada en el cielo nocturno, sus fases marcan el paso de los días, los meses y las estaciones. Entre los muchos cuerpos celestes visibles desde la Tierra, la Luna ha sido siempre el más cercano a nosotros,de otro mundo, pero familiar. A lo largo de la mayor parte de la historia humana podía ser vista fácilmente, pero no alcanzada, sucomposición y sus orígenes eran un misterio total. Hace medio siglo, al volver de la superficie lunar, los astronautas del Apolo disminuyeron ese misterio, al traer de vuelta los primeros objetos físicos de otrocuerpo astral: rocas, no muy diferentes de las que se hallan en la Tierra. Pero, al poner la antesintocable Luna en la palma de la mano de los científicos, aquellas muestras de roca hicieron surgir nuevos misterios lunares. Antes de los alunizajes Apolo, los científicos sabían que la Luna carecía del campo magnético general característico de los planetas volcánicos evolucionados como la Tierra. Pero las muestras de roca traídas por los astronautas contaban una historia muy diferente, la de una Luna dinámica, con un potente campo magnético global que había desaparecido inexplicablemente miles de millones de años antes. Más de cuatro décadas después, los investigadores siguen todavía desentrañando el misterio del magnetismo lunar perdido y pueden, por fin, centrarse en algunas respuestas.

"¿Se trata de un planeta con su propia historia geológica o es solo un conglomerado de polvo espacial?".

Dr. Benjamin Weiss, Profesor de ciencias planetarias

LA DINAMO LUNAR

"La gran cuestión que todavía guía hoy la ciencia lunar se centra en hasta qué punto es la Luna un cuerpo como un planeta –un planeta evolucionado como la Tierra o Marte– y hasta qué punto se trata de un tipo de objeto primigenio, una reliquia de la formación del sistema solar", plantea el Dr. Benjamin Weiss, profesor de ciencias planetarias en el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT). "¿Se trata de un planeta con su propia historia geológica o es solo un conglomerado de polvo espacial?".

Para los científicos espaciales, la respuesta podría arrojar luz sobre el origen real de la propia Luna. Lateoría principal sobre los principios de la Luna plantea que la Luna y la Tierra son producto de la misma fábrica celeste y que la Luna es un trozo que se separó de la Tierra por una colisión espacial enorme, durante la formación caótica del sistema solar. Otra teoría antagónica sostiene que la Luna seformó en otro lugar del sistema solar, una adición de materia más afín a un asteroide, y que simplemente fue atraída y capturada por la gravitación terrestre. La presencia de un campomagnético general en la Luna –y la historia del calor y los materialesfundidos asociada con ese magnetismo– podría aportar más peso a la teoría de la colisión y aumentar la comprensión de la historia de nuestro propio planeta y la formación del sistema solar. Perolas muestras imantadas del Apolo desconcertaron inicialmente a los científicos. La Tierra genera su campo magnético global por elmovimiento de aleaciones de hierro fundido agitándose alrededor del núcleo externo del planeta y creando la llamada "geodinamo".Pero el pequeño tamaño de la Luna en relación con el de la Tierra indicaque cualquier dinamo que existiera en la historia temprana de la Luna se habría pronto enfriado,lentificado y, finalmente, habría dejado de rotar. Los científicos quedaron aún más perplejos por la relativa potencia del campo. Las mediciones de las rocas del Apolo indican que la Luna, en un momento dado, produjo un campo magnético tan potente como el de la Tierra. Pero el minúsculo tamaño de la Luna – y el mucho más pequeño de la dinamo– comparado con el de su vecina tendría que haber dado como resultado un magnetismo mucho más débil. En las décadas que siguieron a la época Apolo, los científicos continuaron reflexionando sobre el problema. Algunos examinaron teorías como de qué forma una dinamo lunar podría haberse autopotenciado durante cientos de millones de años más de lo que los modelos tradicionales consideraban posible. Otros buscaron explicaciones alternativas para el propio magnetismo y teorizaron que los impactos de asteroides en la superficie lunar podrían haber creado campos magnéticos temporales lo suficientemente potentes como para imantar material lunar fundido cuando se enfrió y se convirtió en roca. Solo en los últimos años los científicos, provistos de nuevas herramientas, técnicas e informaciones, han podido encontrar modos de hacer avanzar la investigación. Y, en la busca del magnetismo lunar perdido, resulta que el cronometraje lo es todo.

TEORÍA DEL IMPACTO

A partir de 2006, Weiss y algunos compañeros de trabajo comenzaron a reexaminar las rocas Apolo con instrumentos nuevos y más sofisticados, en un esfuerzo por conocer mejor su historia: no solo cuándo se formaron, sino además cuánto tiempo tardaron en enfriarse y solidificarse.

"El cronometraje es fundamental en todo este asunto", dice. "Si queremos conocer la historia del campo magnético, tenemos quedeterminar la antigüedad de la roca. Esta es una parte verdaderamente importante de todo nuestro enfoque: combinar la imantación de la roca con la cronometría, que nos dice cuándo esa roca se formó". Esa cronometríapermitió al equipo construir un historial más detallado de las muestras lunares y sacudir los cimientos de la "teoría del impacto"para el magnetismo lunar. Utilizando tecnologías inalcanzables para loscientíficos de la época Apolo, el equipo pudo identificar rocas que se habían enfriado en días, meses e incluso miles de años: mucho mástiempo del que cualquier fugaz campo magnético relacionado con un impacto podría haber durado enla superficie lunar. Para que esas rocas de enfriamiento lento permanecieran imantadas, el campo magnético tenía que haber estado presente durante un período muylargo –miles de años, en algunos casos–, lo que sugiere que la Lunaposeía una dinamo como la de la Tierra hace miles de millones de años. Pero ¿cómo esa dinamo produjo un campo magnético tanpotente? "El motivo de que estudiemos esto es [que] en realidad no sabemos con detalle cómo los planetas generan campos magnéticos", dice Weiss. "Parece como si hubiera tenido uno, pero la Luna es también tan pequeña que no podemos entender cómo habría podido generar un campo tan potente. Es un auténtico misterio y también una de las razones de que la gente pusiera esto en duda al principio, porque es muy extraño. Sigue siendo extraño". Sin embargo, la presencia de una dinamo indica que la Luna tuvo una historia geológica caliente y activa, una "prueba crítica para la teoría del impacto como origen de la formación de la Luna", dice. No es solo importante para el estudio de la Luna, sino también para nuestra comprensión de la Tierra: destaca lo similares que probablemente son la Tierra y la Luna y cómo han divergido con el tiempo. "La Tierra y la Luna parecen ser lo mismo; son dos piezas de la misma materia primigenia", dice Weiss. "Resulta fascinante ver de qué modo tan diferente han evolucionado, basándose en lo que les ha ocurrido desde entonces. Pone de relieve lo muy especial que la Tierra es".

"La Tierra y la Luna parecen ser lo mismo; son dos piezas de la misma materia primigenia."

Dr. Benjamin Weiss, Profesor de ciencias planetarias

NUESTRO LEGADO ESPACIAL

Desde 1962, OMEGA ha ido del brazo –literalmente– de los astronautas en la exploración espacial. Su prestigio como el primer reloj en la Luna le valió, en 1969, el título de: el Moonwatch.

Leer más

MÁS CONTENIDO

IRRESISTIBLEMENTE RESISTENTE

Acabar con la maldición del magnetismo ha sido la meta de un siglo de relojería. Con el Master Chronometer, Omega ha infundido un atractivo totalmente nuevo al arte de la precisión.

VEA MÁS