Skip to content
OMEGA constellation constellation deville deville seamaster seamaster speedmaster speedmaster baselworld2017 baselworld2017 baselworld2018 baselworld2018 starmen starmen specialities specialities
Atrás

Dos generaciones, una sola elección

Fotografías de PETER LINDBERGH

Un extracto de OMEGA Lifetime: La edición de la familia

En la mañana en que Peter Lindbergh llegó a Malibú para realizar el retrato de familia definitivo, el tiempo era quizá demasiado bueno. Con temperaturas que se preveía que llegaran a superar los 30 grados, la legendaria luz del sol de California iba a pegar de lleno todo el día. Pero, gracias al irrenunciable buen humor del mundialmente famoso fotógrafo y al fluir constante del agua embotellada, la sesión fotográfica iba a transcurrir perfectamente, ayudada en no pequeña medida por la elegancia y profesionalidad del tema, que resultó que se trataba de una de las familias más fotogénicas del mundo.

Cindy Crawford, su esposo, Rande Gerber, y sus hijos, Kaia y Presley, llaman a Malibú "su casa", así es que el desplazamiento al lugar de trabajo era pan comido. Y la sesión hará reencontrarse a viejos amigos. El hombre tras la cámara no es desconocido para Cindy Crawford, que ha trabajado con Peter Lindbergh muchas veces antes, sobre todo en la icónica sesión de supermodelos en que también figuraron Naomi Campbell, Linda Evangelista, Tatjana Patitz y Christy Turlington y que dio lugar a una de las portadas más famosas de la revista Vogue. Esta historia compartida dio a Cindy Crawford una gran confianza en la capacidad de Lindbergh para lograr que todos los participantes en la sesión se sientan cómodos y relajados. Cindy, que describió a Lindbergh como un fotógrafo que "capta una belleza natural, intemporal", quedó enormemente impresionada por las fotos de Malibú, en particular las de Kaia y Presley, que es seguro que dejarán en la generación actual y por mucho tiempo su propia marca como icónicas imágenes de moda. Aunque tener una madre famosa (y genes excepcionales) sin duda ha proporcionado a Kaia y Presley acceso especial al mundo de la moda, su sólida ética profesional y su educación impecable los han hecho favoritos de la pasarela en los desfiles de moda a través de Europa y América. A pesar de haber "desfilado" para muchos de los primeros diseñadores del mundo, incluidos Burberry, Chanel y Versace, Kaia parece tomárselo todo con mucha parsimonia. Cuando le preguntan sin qué artículo de moda no podría vivir, responde: "Zapatillas de deporte blancas" y su actitud hacia las redes sociales de comunicación es que sigan siendo divertidas, más que servir de tarjeta de visita para una carrera de modelo, a pesar de las ventajas profesionales obvias de tener más de dos millones de seguidores: "Me gusta mostrar a la gente quién soy realmente a través de ellas (las redes sociales). Son de las únicas cosas sin filtros que existen en el mundo". Su hermano Presley comparte el mismo enfoque nada pretencioso sobre el trabajo de modelo y dice, un poco en broma, que las prendas de moda imprescindibles para un joven son "una camiseta, pantalones y zapatos". Buen surfista, tiene tanto interés en mirar hacia las olas como hacia el objetivo del fotógrafo, pero, por ahora, está donde quiere estar, y dice: "El mejor consejo que me dio mamá sobre mi carrera es que no haga nada si no lo quiero hacer". Siendo él mismo un fotógrafo apasionado, el día de Presley observando a Lindbergh demostró ser una valiosa lección de un auténtico maestro.
En la familia Omega
Como el retrato de la familia Gerber realizado por Peter Lindbergh fue encargado para conmemorar la entrada de los hijos de Cindy Crawford, Kaia y Presley, en la familia Omega, los relojes de la firma tenían que ser una parte esencial del vestuario de los modelos, con Cindy y Kaia optando –no es nada sorprendente– por los más elegantes y más femeninos modelos Constellation, y Presley y su padre eligiendo los robustos y deportivos relojes Speedmaster y Seamaster Planet Ocean. La bienvenida de Kaia y Presley a la familia Omega ha sido, en cierto modo, una formalidad, porque los jóvenes modelos, como dice su madre literalmente, "nacieron allí". Cindy Crawford ha estado con Omega durante más de veinte años y se ha unido a la firma suiza en eventos por todo el mundo, llevando a los niños con ella. La fama de los Constellation de Omega aumentó en 1995, cuando se convirtieron en "Cindy Crawford’s Choice" como parte de la estrategia de marketing de la firma. La colaboración entre una de las supermodelos mundiales más importantes y uno de los relojes femeninos más famosos del mundo llegó mucho más allá de una mera presencia publicitaria. En realidad, Cindy Crawford proporcionó una valiosa aportación en cuanto al diseño de la siguiente transformación de la gama Constellation lanzada el mismo año y también ayudó en la presentación del Quadra –el primer Constellation con caja cuadrada– en el Louvre parisino, en 1999. Con tres modelos bajo el mismo techo, ni que decir tiene que la familia Gerber dista mucho de ser típica. El esposo y padre Rande Gerber, empresario de gran éxito (y reacio modelo) apoya la vida de sus talentosos hijos frente a la cámara, pero mantiene una visión ecuánime que parece común en la familia: "El hecho de que ese trabajo les divierta es francamente lo más importante". Por supuesto, Cindy Crawford ha recorrido ya el camino que sus hijos están emprendiendo ahora, de modo que a los jóvenes modelos no va a faltarles un asesoramiento valioso. Pero, la protectora madre de ambos, que cuenta ya con casi tres millones de seguidores en las redes de comunicación, es cautelosa acerca del crecimiento de los medios de comunicación social y sus frecuentes indiscreciones: "Creo que es una gran herramienta que hay que tener, para ayudarte a contar a la gente quién eres y qué es lo que amas o en qué crees, pero es también una gran responsabilidad y, cuando eres joven y expones quién eres, a veces es más fácil cometer errores, así es que se trata de una espada de doble filo, igual que un montón de cosas. Puede ser fabulosa, pero tienes que pensar antes de pulsar el Enviar". Volar en viajes fascinantes a las capitales mundiales de la moda es sin duda entretenido, pero supone también un trabajo duro y largas horas, de modo que tanto Rande Gerber como Cindy Crawford insisten en que dedicar tiempo a estar con la familia es una prioridad absoluta. Las vidas muy atareadas, a veces pasadas separados, exigen sencillos momentos compartidos, lo cual, en el caso de esta familia, muy conocida del público, pero muy consciente de su vida privada, generalmente significa pasar tiempo en la playa. Pero sin alguien apuntándoles con una cámara.