Atrás

El SHOM

Un extracto de OMEGA Lifetime: La edición del océano


TESOROS DE LA CÁMARA

Hurgando en las cámaras sagradas del Omega Museum oficial, revelamos cómo el legendario Seamaster 200 ganó el enigmático apodo "SHOM".

En las décadas de 1960 y 1970, Omega creó algunos de los mejores relojes de inmersión que han existido alguna vez. El título "Seamaster Professional" ha adornado muchos relojes de inmersión legendarios y sobrenombres famosos han formado siempre parte del legado de la firma, comenzando por el Seamaster 300, el Seamaster 600 PloProf (PLOngeur PROFessionel, buceador profesional), el Seamaster 1000 (llamado también "the Grand" por su tamaño y su profundidad valorada en 1000 m/330 ft) y llegando al Seamaster Automatic 120m Chronograph, también conocido como "Big Blue", Gran Azul. Aunque muchos de estos modelos compartieron el diseño de caja oval o "Pilots’ Line" creado por Omega, uno de los últimos grandes miembros del linaje incorporó una fuerte caja sorprendentemente angular: el Seamaster 200, también llamado el "SHOM" por los coleccionistas fervientes. Con Referencia 166.0177 y dotado del fiable calibre 1012 de Omega, el modelo debutó en Baselworld 1973 y –además de de su caja, realizada con piezas individuales de acero suizo por Piquerez– lucía una esfera negra con índices de alta visibilidad, agujas sword y una profundidad alcanzable de 200 m/660 ft indicada en la esfera.

Grabado oficial

El modelo ejerció un servicio activo en la muñeca de muchos buceadores y, seis años más tarde, hacia 1979, nació su apodo. El Service Hydrographique et Océanographique de la Marine (SHOM), una institución del gobierno francés especializada en estudios marinos y en la publicación de mapas y cartas marinas oficiales, estaba mostrando interés por los relojes de inmersión. El "SHOM" estaba tan capacitado para las tareas que tenía asignadas que también se convirtió en responsable de la calificación de muchos productos que después serían utilizados por todas las entidades e instituciones marítimas de Francia. Estudiando todas las opciones disponibles, y muy posiblemente acatando un conjunto de requisitos previamente establecidos, el "SHOM" se dirigió a Omega y pidió información sobre el Seamaster 200. El resultado fue que se le entregó directamente una remesa de producción para su empleo oficial. Los relojes fueron debidamente firmados y grabados con la sigla "SHOM" en el fondo de caja, para distinguirlos con facilidad de los ejemplares entonces en el mercado. Así, el legendario Seamaster "SHOM" adquirió su sobrenombre para siempre.

 

Marinos franceses

Pero la fama del modelo llegó todavía más allá, gracias a otro grabado visto en muchos de los relojes Seamaster 200 "oficiales" de la Marina Francesa. Tras su selección por el "SHOM", la Marina Nacional Francesa adoptó también el modelo como reloj oficial. Esto dio como resultado el envío de otra remesa para uso de sus unidades de buceo. Como ocurrió con todos los relojes cualificados oficialmente por las instituciones gubernamentales, estos incorporaron en el fondo de caja el grabado especial "MN 79". El hecho de lucir el nombramiento oficial de la Marine Nationale, la Armada Francesa, y la fecha hizo subir al Seamaster 200 otro peldaño en el ascenso a la fama.